El alza del yoga como actividad física

En el año 2012 hubo un aumento del IVA para gimnasios del 8% al 21%. En los primeros años muchos se vieron forzados a reducir plantilla y con ello los servicios que ofrecían a los usuarios; unos 800 centros deportivos en toda España tuvieron que bajar la persiana.

Pero aún asi la recaudación por IVA no ha dejado de crecer. En el año 2013 los ingresos fueron de 36.000.000 de euros y en 2017 de 44.000.000 de euros, un 28% mas en recaudación en concepto de IVA.

CAMBIO DE TENDENCIA

El ciclo de cierres de gimnasios ha cambiado y también las tendencias. A lo largo de toda España se ven aperturas de centros deportivos ofreciendo todo tipo de servicios específicos. El usuario habitual que va por libre y dedica su tiempo al uso de las máquinas o hacer ejercicios en solitario, ha dado paso a la demanda de actividades de tipo grupal. Salsa, Zumba, Bachata…Body Kombat, Body Pump, Spinning… Step, Aquagym, Pilates, etc. son algunas de las habituales y para las que, a veces, hay que reservar turno ya que las clases están abarrotadas de gente.

LA NUEVA POPULARIDAD DEL YOGA

Pero las que más crecen y expanden son las disciplinas relacionadas con la relajación y la búsqueda del conocimiento interior, que refuerzan la concentración y la conciencia del propio cuerpo. De entre todas la más demandada es el yoga, en gran parte debido a la heterogeneidad de su demanda: mujeres y hombres de todas las edades que lo hacen circunstancialmente o con regularidad, en grupo o de forma individual, en el gimnasio o en casa; en algunos casos buscando relajación, en otros como solución a problemas de índole físico, por afición, o por deporte.

UNA BUENA PRACTICA EXPULSA LAS ENFERMEDADES

Esta masificación de la demanda puede provocar que personas con escasos conocimientos ofrezcan servicios de forma particular o incluso en centros deportivos obviando los principios éticos y filosóficos que sustentan la práctica del yoga. No solo es una cuestión de aprender ejercicios y posturas, es indispensable contar con un monitor con la capacidad demostrable de poder explicar el porqué de cada posición o asana y el tipo de respiración que debe acompañar cada movimiento.

La ropa ajustada para practicar yoga nos protege los músculos y nos permite realizar estiramientos más cómodamente.

UN ESPACIO PARA LA RELAJACION

Una vez adquirido un cierto conocimiento a partir de la práctica realizada con monitores especializados, se puede hacer en casa siempre que sea de manera consciente y responsable. Pero como no todos contamos con la posibilidad de poder crear un espacio propio en casa, lo mejor es elegir un centro deportivo adecuado a nuestros gustos, ya que el espacio exterior es fundamental para una buena práctica.

También es importante la ropa para yoga que vamos a utilizar. Debe ser amplia, de manera que facilite la libertad de movimientos. Por supuesto, no debe llevar cremalleras ni nudos que puedan hacer daño a nuestro cuerpo. Nos vamos a estirar al límite, por lo tanto hay que evitar la ropa tensa o de gran grosor. Debe ser funcional, sencilla y que no esté regida por los principios de la moda. La elección de la ropa puede parecer algo superficial, pero no hay que olvidar que está íntimamente ligada a los principios que sustentan y mantienen la relación cuerpo y mente.

La ropa más holgada nos permitirá sentirnos como si estuviéramos desnudos, haciéndonos sentir mucho más libres y cómodos.

Sin embargo, según el objetivo que tengamos a la hora de practicar el yoga, deberemos optar por diferentes tipos de prendas.

Como norma fundamental a la hora de practicar yoga, la ropa que elijas para tus clases debe ser flexible, suave y resistente. Aunque no lo parezca, el yoga puede ser muy exigente con los materiales de la ropa. Al realizar estiramientos, la ropa de baja calidad tiende a romperse o deteriorarse con el tiempo. Además, en algunas sesiones de Hot Yoga, la ropa se ve sometida a mucha humedad, por lo que requieren lavados frecuentes. Cuanto más laves la ropa, ¡más se deteriorará!

Por lo tanto, si no quieres comprar muchas prendas a lo largo del año, te recomendamos que compres ropa de más calidad y más duradera.

Incluso, si se puede, si tenemos la suerte de contar con un espacio que lo permita, algunos yoguis reivindican la pureza de practicarlo sin ropa y al aire libre.

Bueno, todo llegará. Mientras no llegue, la mejor opción es comprar ropa de yoga original.

In this article

Join the Conversation