Medidas para proteger la biodiversidad

Los sellos agroalimentarios pueden ayudar a proteger la biodiversidad según un estudio europeo presentado en Madrid

La Fundación Global Nature y Zerya han presentado en Fruit Attraction un informe europeo que analiza cómo se aborda actualmente la protección de la biodiversidad en sellos, estándares y requisitos de empresas agroalimentarias en su cadena de suministro. Los resultados del análisis de 54 sellos y estándares muestran que son herramientas con gran potencial para proteger la biodiversidad, ya que ayudan a calificar determinadas características de un producto y el propio proceso de producción.

Durante la presentación se citaron algunos grandes retos, entre ellos, lograr que el consumidor entienda el significado de los sellos, reconozca su valor, y diferencie qué garantizan. La comunicación es esencial, y la complejidad muy grande, ya que sólo en la UE hay más de 400 sellos agroalimentarios, unos son sociales, otros garantías de calidad, otros hablan del origen sin que eso suponga ninguna mejora ambiental, etc.

Respecto a las auditorías de sellos y estándares es clave contar con suficiente personal formado. Actualmente no existe un cuerpo de auditores que dé seguimiento a los criterios que puedan incluir los sellos para biodiversidad. El LIFE Food Standards trabajará por eso en facilitar la formación a auditores y certificadores. El caso de ZERYA es un buen ejemplo, ya que cuenta con indicadores de biodiversidad, y resuelve este tipo de barreras dando formación práctica en campo, trabajando con los agricultores en la revisión de los indicadores y resultados, etc.

La inclusión de estos criterios es un factor clave para que las empresas del sector se diferencien, eviten riesgos y fomenten la transparencia. En este sentido, Amanda del Río, coordinadora técnica de Fundación Global Nature, ha señalado que “la diversidad de especies es diferente en cada región, y por tanto un sistema de indicadores que sirva para cualquier sello o estándar debe entender esta complejidad. El LIFE Food Standards puede servir como base para establecer un mínimo común debiéndose después desarrollar los indicadores específicos por regiones y cultivos”.

Javier Arizmendi, Gerente de Zerya, ha indicado que “es fundamental que el agricultor no sea el único responsable de asumir el coste de implementar los criterios establecidos en los estándares, los agricultores necesitan apoyo no sólo financiero sino también técnico, y la responsabilidad debe compartirse entre los sellos y los que implementan dichos criterios”.

Este informe se ha elaborado en el marco de la iniciativa europea “Food Standards”, que cuenta con el apoyo del programa LIFE de la Comisión Europea y del Ministerio de Agricultura y Pesca, Alimentación y Medio Ambiente, a través de la Fundación Biodiversidad. La Fundación Global Nature es la entidad que representa a España en este proyecto. A la luz de las recomendaciones elaboradas en el informe, Global Nature ha comenzado a implementar medidas prácticas en explotaciones piloto en Castilla-La Mancha, Valencia y Extremadura.

In this article

Join the Conversation