¿Qué es la tecnología HPP?

HPP procede del inglés, High Pressure Processing, y significa Procesado de Alta Presión. Es una técnica para conservar los alimentos envasados bajo altas presiones hidrostáticas, lo cual permite proteger los alimentos y ofrecer una mayor seguridad alimentaria, aumentando la vida útil y reduciendo la dependencia del uso de conservantes para alargar la vida de los alimentos.

La novedosa tecnología HPP comenzó a principios de los años 90, cuando un grupo de científicos consiguió prologar la vida de un puré de verduras. Dado el éxito del experimento, pronto se invirtieron más recursos para expandir las utilidades del HPP.

Hoy en día, empresas como Idro están dedicadas a la conservación HPP permite prolongar la vida de todo tipo de alimentos, desde zumos hasta cárnicos o incluso alimentación para mascotas.

¿Cómo funciona la tecnología HPP?

Para utilizar la técnica HPP, se procede a introducir el producto en el recipiente HPP. El agua que rodea al recipiente genera una presión hidrostática, ofreciendo una protección más duradera.

La conservación más ecológica de alimentos con esta novedosa técnica se completa en cuatro sencillas fases:

  1. Los alimentos ya envasados se colocan en contenedores flexibles y herméticos, capaces de resistir altas presiones. Por ejemplo, botellas de plástico, bolsas al vacío u otros.
  2. Acto seguido, estos contenedores se introducen en el sistema HPP, donde quedarán cerrados bajo alta presión y serán expuestos al proceso de pasteurización en frío.
  3. El recipiente HPP se llena con agua y las bombas comienzan a aumentar la presión interior hasta un máximo de 7000 bar. Durante el proceso, el alimento no sufre ningún daño, ni su estructura ni su composición nutricional.
  4. Finalmente, tras drenar el agua del recipiente, los productos ya están tratados y la vida del alimento se ha prolongado.

¿Cuáles son los beneficios de la tecnología HPP?

El mayor beneficiado, en última instancia, es el consumidor. La tecnología HPP pretende eliminar tanto el uso de conservantes como las bacterias utilizadas para prolongar la vida de los alimentos. La tecnología HPP consigue alargar la vida de los alimentos de manera natural, sin añadidos ni conservantes, lo cual se refleja en una mayor calidad de los alimentos y una alimentación más saludable.

  • Calidad alimentaria: Elimina bacterias y conservantes, fomentando únicamente las propiedades naturales de los alimentos.
  • Mayor vida útil: Prolonga la vida útil de los alimentos sin que estos se deterioren o pierdan propiedades.
  • Ecológico: La tecnología HPP solamente utiliza agua, sin conservantes ni productos químicos.
  • Ahorro económico: Al prolongar la vida de los alimentos, evita desperdicios de alimentos caducados o en mal estado.

Conclusión:

Esta técnica ha demostrado ser muy eficiente para prolongar la vida de los alimentos durante varias décadas. A pesar de su elevado coste, la tecnología HPP se presenta como un aliado magnífico para empresas de alimentación, restauración o para clientes que disfrutan de la cocina.

In this article

Join the Conversation