Creando un mundo sostenible

En el año 2012 se inició un proceso de consulta internacional que finalizó con un anuncio formal en la ASAMBLEA DE LAS NACIONES UNIDAS, en el que se desgranaban propuestas para los Objetivos de Desarrollo Sostenible (ODS). El 25 de Setiembre de 2015 se aprueba el documento final de la AGENDA 2030. En el Preámbulo se enumeran las metas y objetivos que conjugan las tres dimensiones del desarrollo sostenible: económica, social y ambiental, que giran en torno a un eje que mas tarde se denominará como las 5 P´s: Planet, People, Prosperity, Peace and Partnership.

Nuestra participación en el desarrollo sostenible

A principios de los 90 se desarrolló en Vauban, pequeña ciudad de Alemania, lo que hoy se conoce como ecobarrio. Las casas se construyeron bajo estándares de ahorro energético teniendo en cuenta el  concepto de vivienda sostenible, totalmente respetuoso con el medio ambiente. Gran parte de la electricidad proviene de paneles fotovoltaicos. La movilidad en Vauban la proporciona el uso de bicicleta. La conexión con la ciudad de Friburgo, a 4 Kms de distancia, se realiza a través de un tranvía. El 70% de sus habitantes (aprox. 5,000 personas) han renunciado a tener vehículo propio. Para ir de compras o viajes de fin de semana, la municipalidad ofrece un servicio de alquiler de coches.

En España los ecobarrios comienzan a ser una realidad luego de algunos proyectos infructuosos en años recientes. A día de hoy, no solo las grandes ciudades invierten en proyectos de viviendas basadas en un desarrollo sostenible, pequeños propietarios de parcelas comienzan a constituir cooperativas para la construcción y creación de ecobarrios donde cada uno pueda diseñar su propia vivienda saludable en un entorno natural rodeado de espacios verdes, priorizando el ahorro energético, utilizando materiales de construcción perdurables, no contaminantes, a precios asequibles y sobre todo, que aporten un valor cultural al entorno que los rodea.

Desafíos del desarrollo sostenible

La definición mejor aplicable se encuentra en sus objetivos de desarrollo: lograr la armonía entre crecimiento económico, sustentabilidad de los recursos naturales y calidad de vida de las personas, sin poner en riesgo la vida del planeta.

Desde un punto de vista social las ciudades con mas alto ranking de sostenibilidad son las que presentan una buena esperanza de vida, bajo índice de obesidad, coste de vida armonizado con los ingresos, ayuda a la dependencia a sectores vulnerables, etc.

Desde el punto de vista medioambiental, se mide por el apoyo a la implantación de energías limpias y renovables, bajos índices de emisión y contaminación, o espacios verdes.

En el aspecto económico se tienen en cuenta las posibilidades de emprendimiento para la pequeña y mediana empresa, tasas de empleo, PIB, transportes etc.

Al hablar de Desarrollo Sostenible se deben tener en cuenta todos los indicadores, ya que con frecuencia se dan desequilibrios en los resultados. Por ejemplo, una ciudad puede tener buenas notas en aspectos sociales y económicos y aplazar en espacios verdes y contaminación atmosférica. O contar con grandes parques y un buen control sobre la contaminación, pero con una alta tasa de desempleo y poca inversión en sanidad y educación.

Tenemos entonces, que el desarrollo sostenible no depende solamente de tirar las botellas de plástico en el contenedor adecuado. Cotidianamente vemos como la perdurabilidad de ciudades enteras se ve afectada por la escasez de agua, migración interna y desplazamientos por aumentos en el precio de la vivienda, dificultades en el acceso al empleo, mala alimentación provocada no solo por la escasez de recursos económicos sino por un mal control en la producción de alimentos, donde se puede ver claramente cómo se prioriza uno de los indicadores, el económico, por sobre otro que debería estar en perfecta armonización con aquel, como es el índice de vida saludable.

A modo de curiosidad, ya que sería tema para otro artículo, decir que en el índice de ciudades mas sustentables del mundo, Madrid ocupa el puesto número 20 y Barcelona el 24, por encima de ciudades como Montreal, Tokyo o Miami. No es poco teniendo en cuenta de donde venimos. Digo yo.

El nuevo impuesto al Sol

Una de las medidas que se han tomado en España a contracorriente de los movimientos que se van dando en Europa en cuanto a las energías renovables es el llamado “impuesto al sol”, sobre el que recientemente se ha llegado a un acuerdo entre la mayoría de fuerzas políticas del parlamento para su eliminación. Su vigencia durante tres años ha sido una barrera mas “psicológica” que económica, ya que ha persuadido de instalar energías fotovoltaicas, incluso a usuarios que no se veían afectados por el impuesto. Con el anuncio del acuerdo, que salvo sorpresa entrará en vigor en 2021, quien lo desee y cumpla con los requisitos podrá generar su propia electricidad instalando un panel solar en su vivienda.

In this article

Join the Conversation