Autoconsumo Fotovoltaico – Definición y Tipos

El autoconsumo se refiere al consumo de aquellos bienes o servicios producidos por un individuo o una comunidad que es capaz de autoabastecerse a si misma. El autoconsumo fotovoltaico se refiere, por lo tanto, a la capacidad de generar energías renovables mediante tecnologías fotovoltaicas, un proceso mediante el cual podemos transformar la luz solar en electricidad para nuestros hogares o viviendas.

Según la ley española descrita en el Real Decreto 244/2019 del 5 de abril, el autoconsumo se divide en dos apartados:

  1. Autoconsumo colectivo: aquel mediante el cual un colectivo de personas o empresa cooperan para colocar instalaciones fotovoltaicas con el fin de satisfacer las necesidades de un pequeño conjunto o colectivo. Es el caso de algunas urbanizaciones o residencias del territorio español, donde la comunidad de vecinos coloca paneles solares para satisfacer toda o parte de la necesidad eléctrica de los vecinos.
  2. Autoconsumo individual: aquel mediante el cual un solo individuo decide colocar instalaciones fotovoltaicas para satisfacer su propia necesidad eléctrica, ya sea vivienda habitual, secundaria, u oficinas de trabajo. El consumor último de estipo de autoconsumo es un invididuo único.

Energia solar fotovoltaica para residências: como escolher

Además de las instalaciones fotovoltaicas para transformar la luz solar en electricidad, se considera parte del autoconsumo la instalación de elementos de almacenamiento como baterías u otros dispositivos.

Por lo tanto, la ley española exige adhererse a alguna de estas dos modalidades, y firmar un contrato de suministro de electricidad donde se expondan claramente quienes serán los beneficiados de la instalación fotovoltaica.

¿Te has preguntado alguna vez cuál es tu consumo eléctrico y cómo puede beneficiarte la instalación de un sistema fotovoltaico? Descubre esta calculadora solar y comienza a planificar tu transformación sostenible.

Tipos de instalación fotovoltaica:

Las instalaciones fotovoltaicas se pueden clasificar según su modo de generación.

Instalaciones de red:

Se refiere a aquellas instalaciones conectadas a la red de distribución, donde se coloca el sistema de generación fotovoltaico, así como los dispositivos de almacenamiento para el consumidor. Este tipo de instalación requiere que los contagores de generación y consumo estén conectados a redes de baja tensión, y estar ubicados a una distancia no superior a los 500 metros entre sí.

Además, tanto los generadores de electricidad como las instalaciones de consumo deben formar parte del mismo centro de transformación de red de baja tensión y tener la misma referencia catastral.

Instalaciones de red interior:

Este tipo de instalaciones no están vinculadas a la red de distribución central, sino que se asocian a una red de distribución interior o particular, como podría ser el caso de una vivienda o un local independiente.

Instalación según los excedentes:

En este apartado, debemos clasificar las instalaciones en dos grandes tipos: sin excedentes y con excedentes. En el primero, la energía producida no puede superar aquella proporcionada por la red eléctrica tradicional. En el segundo caso, se permite exceder la capacidad de energía producida por la red eléctrica tradicional.

En caso de que se exceda la producción eléctrica, el productor puede decidir acogerse a compensación por parte de las compañías comercializadoras, quienes realizarán una oferta por el exceso de electricidad producida de acuerdo al contrato firmado con la compañía. Si el productor decidiera no acogerse a la oferta de la comercializadora, los excedentes podrían ser vendidos en otros mercados eléctricos.

Esperamos que estas explicaciones te hayan servido tanto como a nosotros las explicaciones de los profesionales de My Solar Energy. Desde Revista de Medio Ambiente, siempre buscamos fomentar el autoconsumo con energías limpias renovables. Instalar sistemas fotovoltaicos en casa para consumo propio o colectivo puede ser muy beneficioso tanto para ti como para el medio ambiente, siempre que cumplas con la regulación vigente en tu territorio.

In this article

Join the Conversation