Alimentos Anticancerígenos

ORIGENES E HISTORIA

El antecedente mas lejano sobre el tratamiento de enfermedades cancerígenas es un papiro egipcio datado hace 3500 años en el que se describen los tratamientos para heridas de guerra y enfermedades varias, entre ellas tumores y úlceras en el pecho, aunque cabe resaltar que las descripciones no pueden ser asimilables a un cáncer como el de mama según criterios contemporáneos.

Hace 2500 años Hipócrates, a quienes muchos consideran como «el padre de la medicina», vino a dar nombre a esta enfermedad, karkinos, derivándola de la palabra cangrejo que hace referencia a la similitud con la dureza de su caparazón.

Entrados en el Medioevo, Europa se aleja del naturalismo científico griego por considerarlo pagano y contrario a la omnipotencia divina, al tiempo que se propone una desvalorización del cuerpo considerándolo como «lastre material del espíritu», hecho que produce una pérdida de los conocimientos médicos y tratamientos científicos que se habían desarrollado durante miles de años.

Al mismo tiempo, del otro lado del Mediterráneo los árabes asimilan la medicina griega y desarrollan nuevos tratamientos quirúrgicos aportando además nuevos conocimientos sobre el cáncer, al que ellos siguiendo la denominación utilizada por Hipócrates, llamarán saratán, que en su idioma significa cangrejo.

Ya en la España renacentista, zaratán será el vocablo popular para referirse al cáncer, aunque luego se restringe su uso para referirse a un tipo de cáncer como el de mama

Pero, a pesar de las investigaciones realizadas desde tiempos tan remotos, no se ha llegado a un verdadero conocimiento científico sobre el origen de la enfermedad, aunque sí se ha adelantado mucho sobre los factores de riesgo que lo determinan. Uno de ellos, es la alimentación.

No Dia Mundial de Combate ao Câncer saiba de alimentos que ajudam a  combater esse mal » SIJ - Publicações Processuais

ALIMENTACION PARA PREVENIR CÁNCER

El nivel de salud o enfermedad de la población depende del desarrollo económico, científico y de una adecuada prestación en atención sanitaria.

Nunca como hasta ahora ha existido un mundo tan rico, con tantos avances científicos ni se ha contado con tantos recursos y a la vez con tantas desigualdades en atención primaria. La consecuencia de esta situación es la falta de infraestructura para la detección temprana y prevención de enfermedades de tipo cancerígeno, a lo que se suman los determinantes sociales que conllevan una mala salud, como el tipo de trabajo desempeñado, sedentarismo, dietas poco saludables, entorno ambiental y habitacional, etc.

No sería justo dejar de resaltar la lucha constante de movimientos sociales, profesionales de la medicina, ciencia e incluso sectores económicos y políticos para lograr avances a pesar de las trabas y dificultades que se encuentran en el camino. Mucho se ha logrado pero queda muchísimo por hacer. Y es en este punto donde cada vez se escuchan mas voces autorizadas resaltando la necesidad de impulsar al paciente a  llevar una alimentación saludable.

AUTOREGULACION Y AUTOCONTROL

El examen clínico y la mamografía son las principales herramientas para el diagnóstico del cáncer mamario. Los factores relacionados con su detección son motivo de análisis constante y las instituciones científicas dedicadas a su estudio  resaltan la importancia de implementar programas de prevención y tratamiento, acordes con las necesidades y posibilidades de cada país. También la necesidad de impulsar e incentivar la participación de los pacientes en la prevención de la enfermedad. 

10 alimentos que te ayudan a prevenir el cáncer | Dr. Andrey Moreno Torres

UNA ALIMENTACIÓN SALUDABLE

Cada caso es diferente y se ha demostrado que los tratamientos individuales son la mejor opción para aumentar la calidad de vida del paciente. Es difícil atribuir un efecto curativo a un alimento si no se tiene en cuenta que nuestra dieta está formada por diferentes alimentos que interactúan entre sí conjuntamente con factores genéticos, ambientales y sociales. No hay un alimento milagroso para prevenir el cáncer, pero sí ha quedado demostrado que los alimentos de origen vegetal contienen sustancias que actúan como químicos que reducen el riesgo de contraer la enfermedad.

Existe un debate científico sobre cuales de esos alimentos contribuyen a disminuir los riesgos, pero también hay acuerdo sobre cuales sí son adecuados. 

Vitamina C, Fibra y Minerales

Rúcula
Brócoli.
Col.
Nabo.
Repollo.
Verduras de hoja verde.

Betacaroteno. Antioxidante. Vitamina A, C y hierro. 

Zanahoria.
Un aumento del consumo de antioxidantes mediante suplementos vitamínicos puede provocar el efecto contrario aumentando los riesgos de contraer la enfermedad.

Tomates, cítricos, pimientos y fresas son ricos en antioxidantes. El tmoate contiene licopeno y cuanto más maduro, más licopeno produce.

Te verde. Te blanco.

Fibra

Legumbres.
Granos enteros
(No son recomendables los complementos de fibra)

Frutos rojos

Grosella.
Mora.
Cereza.
Frambuesa.
Arándano.

NO HAY ACUERDO sobre productos lácteos como el yogur natural, frutos secos o la miel en cuanto a sus beneficios.

RECOMENDACIONES FINALES

Llevar una dieta saludable evitando los alimentos procesados, en la medida que sea posible.

Evitar el sobrepeso para que el cuerpo no produzca estrógenos e insulina.

Hacer ejercicio para fortalecer el sistema inmune.

El 22 % de las muertes provocadas por cáncer se deben al consumo de tabaco.

Sólo entre el 5 y el 10 % se desarrollan por herencia o mutaciones genéticas.

CONCLUSIÓN

Hipócrates: «Que la comida sea tu alimento y el alimento tu medicina».

In this article

Join the Conversation